Fertilizacion_hojas
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Conoce usted como las hojas pueden fertilizar el suelo de su finca?

En Colombia, según el Instituto Agustín Codazzi se tienen cerca 8 clases de suelos, todos diversos y ricos. Muchos son usados para actividades productivas y otros como espacios de conservación natural.

CLASES DE SUELOS:

Clase 7: Abarca 36,1% del territorio colombiano (41,2 millones de hectáreas). Regiones: Amazonía, Orinoquía, Andina y Pacífico.

Clase 6: Abarca 26,2% del territorio colombiano (29,9 millones de hectáreas).
Regiones: Amazonía, Pacífico y piedemontes Andinos.

Clase 4: Abarca 12,7% del territorio colombiano (14,5 millones de hectáreas). Regiones: Caribe y Andina.

Clase 8: Abarca 12,5% del territorio colombiano (14,2 millones de hectáreas). Regiones: Andina, Caribe, Amazonía y Orinoquía.

Clase 5: Abarca 7,4% del territorio colombiano (8,4 millones de hectáreas). Regiones: Orinoquía, Amazonía y áreas bajas del Caribe.

Clases 1, 2 y 3: Ocupan el 3,1% territorio nacional (231 mil hectáreas).
Regiones: Caribe y Andina

POR ZONA:

  • Amazonia: Clase 5, 6, 7, 8
  • Andina: Clase 1, 2, 3, 4, 6, 7, 8
  • Caribe: Clase 1, 2, 3, 4, 5, 8
  • Orinoquía: Clase 5, 8, 7
  • Pacífico: Clase 6, 7


La Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria – Agrosavia – investiga qué cantidad de hojas caen por año al suelo, su proceso de descomposición y cómo ayudan a la fertilización del mismo.

Para la investigación sobre la descomposición de hojarascas en sistemas silvopastoriles y su efecto en el suelo se tomaron 24 hectáreas divididas en 4 bloques. 3 de ellos con pastos y diversidad de árboles como guásimo, caña fistula, campano, acacia forrajera, totumo y especies maderables como ceiba tolúa y caoba. El cuarto bloque contenía solo una pradera de gramíneas angleton y mombasa.

El sistema de pastoreo en estas parcelas experimentales fue rotacional y se fraccionó en franjas de 0.4 ha con periodos de ocupación de 2 días y 28 días de descanso. El control de maleza se hizo manual luego de cada pastoreo y se realizó un adecuado mantenimiento de canales de drenaje.

Las hojarascas de los árboles se recolectaron, se procesaron en el laboratorio y se evaluó la cantidad de nutrientes como Carbono, Nitrógeno, Potasio, Fósforo, Calcio y Magnesio que contienen.

La producción anual de hojarasca en la pradera de gramíneas fue de 770 kg ha x año, mientras que en los bloques que incluían árboles, arbustos y maderables fue entre 2877 y 3148 kg hectáreas x año. Su producción fue mayor en Diciembre-Febrero y Agosto-Septiembre, las dos épocas más secas del año.

La conclusión de este estudio realizado por Agrosavia en cabeza de la Dra. Judith Martínez es que los sistemas silvopastoriles generan al año 4 veces más aportes de hojarasca que las gramíneas de una pradera sin árboles. Lo que implica la fertilización del suelo 4 veces más. Esto aporta al suelo un mejor comportamiento en las épocas de verano ya que lo ayuda a mantenerse hidratado. En conclusión, tenemos una fertilización orgánica a bajo costo y perdurable en el tiempo. Con esto se demostró que se puede mejorar el suelo con el aprovechamiento del ecosistema arbóreo y sin químicos.

Amplíe la información aquí:

Suscríbete a nuestro boletín

¡Enterate de todas las novedades y los eventos ganaderos!

Al suscribirte aceptas nuestra política de tratamiento de datos