Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La carne de res, fuente de defensas en niños y adultos en tiempos de Covid – 19

En la actualidad las personas conocen la importancia de tener una dieta saludable para el buen desarrollo del organismo, pero, a la vez, existe poca información acerca de los beneficios que posee el consumo de carne de res, siendo esta muchas veces sustituida por vegetales al encontrarse estigmatizada como un alimento alto en grasa. No obstante, es una carne rica en proteínas, en hierro, zinc, magnesio, potasio, fósforo, selenio, vitaminas del grupo B, entre otras.

La Guía Nutricional de la Carne, de la Fundación Española de Nutrición y Federación Madrileña de Detallistas de la Carne, asegura que existen diferentes cortes de carne que presentan un porcentaje de grasa bajo, incluso inferior al 5%, como lo son el solomillo con un contenido en grasa bajo (4,1% lípidos), la tapa (2% lípidos), la contra (3,5% lípidos), la aleta (3,2% lípidos), la aguja (4,2% lípidos), el morcillo (4,4% grasa), y otros con mayor porcentaje de grasa y valor calórico como la espaldilla (2 % lípidos), la cadera (6% lípidos), el lomo (8,8% lípidos) o la falda (17,2% lípidos).

De acuerdo, a la Doctora Eugenia Espinosa, Especialista en Neurología Pediátrica y nutrición y autora de varios libros de esta temática, los minerales que posee la carne de res son claves para el desarrollo adecuado del cerebro fetal. Así mismo, expresa que la carne de res tiene grandes cantidades de vitamina B12 y ácido fólico, que son fundamentales para realizar todas las conexiones sinápticas en el cerebro del individuo.

Respecto a lo anterior, la vitamina B12, conocida como la vitamina de la energía, se encuentra exclusivamente en alimentos de origen animal y no en productos vegetales. Esta, ayuda a mantener el cerebro sano, previene la anemia, protege el corazón y el sistema circulatorio, aumenta la energía física, emocional y mental, y, en las mujeres gestantes, favorece la reproducción femenina y fomenta un embarazo saludable. Del mismo modo, la doctora Eugenia Espinosa afirma que el consumo de res es esencial para el neurodesarrollo del feto y, en un futuro, del lactante, escolar y adolescente, como también ayuda en el desarrollo somático de los niños.

Por otra parte, la carne de res es una de las mayores fuentes de hierro, el cual es indispensable para la neurotransmisión. El déficit de este, podría ocasionar alteraciones a nivel cognitivo y, por ende, alteraciones en el aprendizaje. Por tal motivo, se recomienda que los lactantes consuman tres gramos por kilo de su peso al día, los niños dos gramos por kilo de su peso al día y los adolescentes y adultos un gramo por kilo de su peso al día.

Ahora bien, Colombia es muy privilegiada al contar con la especie productora de proteína animal más natural y saludable, ya que un 99% de los animales se alimentan de pasturas naturales o mejoradas, además, según el documento temático sobre la carne y la salud en niños y adolescentes de la Fundación Lafer, el proceso del campo a la mesa ha influido en la nutrición humana, basándose este concepto en el desarrollo de una serie de procedimientos, que tienen como objetivo lograr el máximo nivel de seguridad y mantener las propiedades nutricionales de los productos cárnicos.

Es fundamental que se empiece a incluir la carne de res en las dietas alimenticias, por todos los aportes proteicos que ofrece y los múltiples beneficios que trae para el buen desarrollo del cuerpo humano. De igual forma, no se busca restar importancia a los vegetales, frutas, granos, grasas saludables, sino lograr un equilibrio ideal que genere el aporte de nutrientes requeridos según cada organismo.

Suscríbete a nuestro boletín

¡Enterate de todas las novedades y los eventos ganaderos!

Al suscribirte aceptas nuestra política de tratamiento de datos